0
0
0
s2sdefault

 

     Sin duda alguna, la Historia del Arte en Villafranca está apoyada en tres importantes pilares que constituyen una interesante aportación al panorama artístico comarcal y regional. Dichos pilares son: la Iglesia Parroquial de Ntra. Señora del Valle, su platería y la ermita de Ntra. Señora de la Coronada. La construcción de la Iglesia Parroquial de Ntra. Señora del Carmen es relativamente reciente y prácticamente carece de interés artístico.


IMG 0459

 

Son muchas las referencias bibliográficas existentes sobre los templos de Ntra. Sra. del Valle y de la Coronada, pero es preciso destacar por su rigor científico la obra de nuestro paisano Manuel Garrido Santiago titulada "Arquitectura religiosa del siglo XVI en Tierra de Barros" (1983).


Por su parte, Cristina Esteras Marín, en la revista del Carmen de 1982 recogía algunas notas sobre la platería en nuestro pueblo. Manuel Garrido sitúa la arquitectura de nuestro pueblo en un ámbito comarcal, de férreo control por parte de la Orden de Santiago, donde la penetración de las corrientes artísticas es lenta y en bastantes casos suelen mezclarse en una misma obra distintos estilos. Así, lo plenamente renacentista no se pone en práctica hasta la mitad del siglo XVI.


Los cánones Renacentistas conviven con elementos góticos, produciendo obras de estilos mixtos e indefinidos, con cierta tendencia arcaica. Todas estas obras manifiestan influencias salmantinas en planes arquitectónicos, pero no ocurren igual en la cuestión decorativa, donde la influencia andaluza, es clara.

Morfológicamente Villafranca de los Barros constituye un gran centro de llano típicamente agrícola, de calles amplias y casas blancas de tipo campesino, entre las que proliferan las de construcción más elaborada correspondientes a la nobleza local, que se significan por sus elaboradas fachadas de preciosas portadas y añejos blasones. De su ilustre pasado son muestras las bellas casas solariegas blasonadas que jalonan sus calles, como la casa del Manzollero, las de Pedro Gutiérrez y Hernán Salguero, ambas del XVI, en la calle Alzada; la del Marqués de Fuente Santa, y otras muchas.


Elemento de acusada importancia a efectos urbanísticos es el Arroyo Tripero, que hasta época no lejana limitaba la localidad por el oeste. Sus desbordamientos originaban periódicas inundaciones con el caserío, como la catastrófica de 1.952, por lo que fue canalizado, incorporándose desde entonces a la trama urbana, entre cuyo tejido discurre en el presente.


En las áreas de desarrollo actual se levantan grandes bloques de construcciones modernas y numerosas instalaciones y de servicio, entre las que abundan las bodegas y otras relacionadas con el vino y el aceite que constituyen la base de la floreciente economía local. Hasta tiempo reciente se mantuvo frente a la parroquia del Valle el convento de las clarisas de la Encarnación, derribado hace pocos años, en el que durante casi un siglo se albergó un centro de enseñanza.

 



Iglesia Parroquial Ntra. Sra. del Valle

 

Entre los edificios religiosos destaca la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora del Valle, situada en el centro de la ciudad como referencia visual desde cualquier punto de la población. La pertenencia de ésta a la Provincia de León de la Orden de Santiago marcará también la impronta constructiva de este edificio. Su planta es rectangular con tres naves, siendo más alta la central que las laterales, divididas en tramos. Mide 46,5 m. de largo y 42 m. de ancho.

valle


A fines del siglo XV existió otra iglesia de tres naves sobre arcos de ladrillo con ábside en ochavo, cubriéndose todo con madera, caña y teja árabe, excepto la cabecera que tenía bóveda de crucería. Hacia 1508 se inicia el proceso de construcción del nuevo edificio sustituyéndose las viejas naves por otras con bóvedas de crucería sobre robustas columnas, manteniéndose el ábside que fue reincorporado al nuevo Templo. Las obras continuaron hasta 1550 faltando en ese año por acabar sólo la portada del Perdón, elemento primordial de este edificio religioso.

Será el maestro Andrés de Maeda quien acabe totalmente las obras en el año 1574, conclusión que está documentada en una inscripción que dice: HÍZOSE ESTA OBRA SIENDO MAYORDOMO DIEGO MARTÍN ARCAZ. AÑO DE 1574. El conjunto se mantuvo hasta que en 1862, por peligro de derrumbamiento, se sustituyó la primitiva cabecera del siglo XV por crucero y cúpula de inspiración barroca. Esta reforma-ampliación, a nuestro juicio negativa, confirieron a la parroquia un aspecto mixto que dañó la concepción espacial del maestro que dio las trazas. Por los mismos años se añadieron a los laterales seis capillas, entre los contrafuertes, que amplió el espacio pero que tampoco enriquecieron al templo primitivo.
En 1.953 la iglesia fue objeto de una importante restauración y de otra en fecha reciente. Los murales de la capilla mayor fueron realizados en 1.954 por el pintor santeño Ramón Fernández Moreno. La restauración efectuada en la década de los ochenta ha proporcionado nueva textura y color a todo el edificio estando plenamente justificada esta intervención dado el estado en que se encontraba el exterior.

Su componente más significativo es la estilizada torre fachada delantera, en cuyo cuerpo bajo de sillares se abre una preciosa portada de estilo gótico flamígero de transición, la “Puerta del Perdón”, de elaborada traza posiblemente fruto de las reformas de la segunda mitad del siglo XVI, que junto con la parroquial de Azuaga constituye la realización más interesante, quizá de su especie, en la región. Otra obra maestra es, sin lugar a dudas, la bóveda que está bajo el coro (sotocoro). Su estilo artístico es el hispano-flamenco o isabelino, característico de una época anterior a la fecha de su realización, a finales del siglo XVI. Un ejemplo más de estilos lo constituye el conjunto de medallones, que ciertamente es un motivo Renacentista. La parte superior de la torre es del siglo pasado y el chapitel que la remata de 1.912.

Entre sus contenidos sobresale el magnífico retablo Mayor, un valioso ejemplar de la retablística extremeña concluido alrededor de 1.586, y en cuya elaboración participaron el escultor Juan de Valencia, Luis Hernández, Antonio Florentín y siendo el autor del dorado el pintor Pedro de Torres. Esta obra constituye un digno ejemplo renacentista dentro de la zona, junto con Arroyo de San Serván y Los Santos de Maimona. Varios retablos barrocos se distribuyen por las capillas laterales. Lo preside una hermosa talla policromada del XVII de la Virgen del Valle, antes de la Concepción. La platería que se conserva en este templo está representada por una cruz procesional, una naveta, una pareja de cetros y una custodia, obras que se sitúan estilísticamente entre el Bajo Renacimiento y el Barroco (siglos XVII y XVIII).

 

final.Imagen fija013



Ermita Ntra. Sra. de Coronada

 

La Virgen de Coronada es la patrona de esta ciudad. La segunda realización arquitectónica destacada de Villafranca, y uno de sus hitos más representativos, es la Ermita de La Coronada, localizada en el sector occidental del núcleo urbano, en la plaza de su mismo nombre, y muy próxima al comienzo de la carretera que une Villafranca de los Barros con Palomas. Se trata de una construcción de planta rectangular de una nave con coro y torre a los pies. De variada morfología, su primitiva fábrica procede de finales del siglo XV y principios del siglo XVI. De ella sólo permanecen la capilla Mayor almenada, con su bóveda de crucería y sus almenas exteriores, y el primer cuerpo de la torre, en donde está la portada del Perdón con arco apuntado compuesto por tres arquivoltas que decrecen de grosor del exterior al interior.

 

final.Imagen fija015

Por detrás de la capilla mayor se construyó un camarín que junto a otras construcciones de la ermita acentúan su carácter barroco. Hay que observar las almenas de la capilla mayor y sus contrafuertes, que son parecidos a los de la Iglesia Parroquial de Calzadilla de los Barros. En cuanto a su proceso constructivo en 1449 se había concluido el presbiterio y estaban iniciados los muros, y en 1515 la obra se hallaba casi terminada. La iglesia actual es el resultado de la reforma efectuada en la época barroca, como es evidente en la nave cubierta con bóveda de cañón con lunetos, de 1779, en la atractiva torre fachada de peculiar remate bulboso y en el retablo que acoge a la Virgen que, con su linterna, se alza tras el altar mayor.

 coronada

 



Parroquia Ntra. Sra. del Carmen

Otra parroquia es la de Ntra. Sra. del Carmen, instalada en la antigua ermita de esta advocación. Consta de nave única, cabecera cupulada y torre delantera con atrio en el cuerpo bajo, erigida en 1.865 con la aportación de los fieles. La actual iglesia fue creada en 1956 aunque no abierta al culto hasta el 2 de julio de 1967, por tanto es la iglesia más moderna de la ciudad. El Cristo de la Luz preside el presbiterio y a la derecha la imagen de la Virgen del Carmen. Exteriormente se presenta bellamente encalada.



Ermita Virgen del Pilar

Situada en la Barriada del Pilar, el origen de su construcción responde a la necesidad de prestar servicio religioso a aquella populosa barriada. El día 2 de mayo de 1959 se puso la primera piedra de esta Capilla. Se encuentra dentro de la jurisdicción de la Parroquia del Carmen.

 



Ermita de La Milagrosa

Situada en la confluencia de las calles Conde de Villanueva y Virgen Milagrosa esta pequeña ermita era de la advocación de la Aurora hasta que en 1920 comienza a utilizarse el local como escuela de párvulos. Fue aproximadamente en 1936 cuando de nuevo se utiliza para el culto con la advocación de la Virgen Milagrosa, que es como se encuentra en la actualidad. La ermita consta de capilla mayor, nave y sacristía. Depende esta ermita de la parroquia de Santa María del Valle.



Ermita de San Isidro

Situada a unos tres kilómetros de Villafranca esta ermita es célebre por las romerías que hasta ella se hacen el 15 de mayo, día del Santo Patrón de los labradores. Pertenece esta ermita a la jurisdicción de la parroquia de Ntra. del Valle.

 



Colegio de San José

san jose 2

    

     El colegio San José fue fundado por la Compañía de Jesús en 1893, año en el que comenzó su existencia en unas casas alquiladas en la calle Hernán Cortés. Su construcción, sufragado por el pueblo, se efectúa entre 1895 y 1897, si bien se continúa a partir de 1915 para ultimar algunos detalles pendientes. Los planos se deben al arquitecto Francisco Rabanal y la ejecución es supervisada por el hermano Juan Soriano. Se levantó un gran complejo –cuyo componente formal más destacado es el severo frontón de la fachada principal, de armoniosa composición rematada por un airoso cuerpo superior- con tres alturas realizado en ladrillo, que se articula en torno a dos amplios patios unidos entre sí por un espacioso pasillo. Tres pisos, el inferior para clases, sala de visita y capilla, el principal para clausura y enfermería, y el último para dormitorios.

La capilla fue realizada, según proyecto de José M. Pagasartundía, entre 1905 y 1908 por Enrique Fort sustituir a otra inicial que resultaba insuficiente. Es una muestra excelente del estilo Neogótico desarrollado en España a partir de la Restauración alfonsina. De planta de Cruz Latina, nave central, crucero y coro, destacan en el exterior sus muchos pináculos, altos contrafuertes y las elevadas y bellas vidrieras ojivales. Entre 1.920 y 1.924 se construyó el ala norte, colocándose la azulejería y el artesanado de la escalera en 1.932, el mismo año en el que los jesuitas fueron expulsados de España por segunda vez. Tras ser convertido en Instituto estatal durante un tiempo, en 1.936 volvió a ser ocupada por la Orden, aunque sirviendo en parte como hospital de guerra.

En el ámbito del colegio se encuentra una mezquita, levantada en los años de la guerra civil española para los marroquíes que ocupaban el hospital instalado en dicho lugar. Se trata de una muestra de la arquitectura islámica de nuestro siglo, que en 1947 será motivo de un proyecto paraobservatorio geofísico que no se llegó a realizar. Entre 1944/49 el arquitecto Martín Corral lleva a cabo la construcción del Salón de Actos, concebido con un enfoque historicista y neoclásico. Entre las obras pictóricas que posee el colegio destacan la Inmaculada Concepción del pintor barroco Juan Antonio Frías y Escalante, de 1666, y un cuadro de Salvador Martínez Cubells, de 1888, que representa a tres miembros de la Compañía de Jesús: Alonso Rodríguez. Juan Berchmans y Pedro Claver.

san jose 1

 



Casa de la Cultura

 

casa cultura 1

    

     De realización actual es la Casa de la Cultura, instalada en la antigua Fábrica de Harinas, excelentemente rehabilitada por el arquitecto Vicente López Bernal. Su referencia histórica más antigua corresponde al contrato celebrado entre los propietarios y el ingeniero Isaac Peral el 18 de febrero de 1895 para la instalación de una central eléctrica. La piedra es el material predominante. La edificación es un elemento prismático rematado por una cubierta a dos aguas resuelta con estructura de madera y teja árabe.

La salida de humo de los hornos se produce por cuatro chimeneas de fábrica de ladrillo que hacen de esta fachada el elemento más singular y atractivo dentro del interés que tiene todo el conjunto. Este singular edificio es actualmente el protagonista de toda la programación cultural del municipio dando acogida a su vez a la Escuela Mpal. de Música, Biblioteca Mpal., Radio Villafranca. Comité de Relaciones Internacionales (C.R.l.), y dotado de un gran número de dependencias adecuadas a programar actividades tales como Exposiciones, Talleres Artísticos, Audiciones, juegos Infantiles...

 

casa cultura


 Auditorio/ Plaza de Toros

 Un magnífico Auditorio/ Plaza de Toros, de reciente construcción, se suma a las valientes actuaciones contemporáneas que últimamente se están llevando a cabo en la ciudad para conferirle el aspecto acusadamente evolucionado que hoy presenta. El edificio se integra dentro del paisaje del Parque Municipal, al utilizar exclusivamente la mampostería de piedra natural en aparejo creado por todas las fachadas. Con una superficie de 8.000 m2, su edificación es realmente multiuso. Se inauguró como Plaza de Toros pero han sido muy variados los espectáculos programados en este edificio de tapia curva y textura pétrea.

 plaza toros


Teatro Cine Festival

 

Con aforo de 576 espectadores y situado en la confluencia de varias calles céntricas de la ciudad es un edificio que cuenta con una gran actividad cultural, programación semanal de cine, programación quincenal de música y teatro, lugar de trabajo de grupos locales con inquietudes artísticas.

 

 

 



Colegio Ntra. Sra. del Carmen

pa22
Otro gran edificio de arquitectura igualmente severa es el Colegio de Ntra. Sra. del Carmen, situado en la calle Alzada y levantado de nueva planta en 1958.